Bitacora de Vuelo


Festival de Cannes ´68

Por: Tobias Grey/lentecreativo.wordpress.com

Un periódico francés resumía los primeros días del festival Cannes ‘68 como “un sueño ligero al amanecer, lejos de las barricadas.” En un contraste evidente a los eventos que se vivían en París, donde los estudiantes de la Sorbona estaban ocupados en batallas arrojándole de todo a la policía francesa.

Sin embargo, los problemas de Cannes estaban justo a la vuelta de la esquina.

Uno de los primeros en anoticiarse de esto fue el director polaco de nacimiento Roman Polanski, que era miembro del jurado ese año en el festival. Polanski se hospedaba en el Martinez, con su esposa Sharon Tate, y fue despertado en la mañana temprano del 18, por una llamada telefónica. Era su amigo François Truffaut, pidiéndole que asistiera a la conferencia de prensa que se llevaría a cabo en La Salle Jean Cocteau en el ex palacio del festival.

Polanski se dirigió a la conferencia pensando que tenía algo que ver con lo sucedido con Henri Langlois, el genial fundador de la Cinemateca Francesa que había sido restituído en su cargo luego de haber sido descortesmente despedido por el ministro de cultura André Malraux.

“Cuando llegué me dí cuenta que la reunión no tenía nada que ver con Henri Langlois, sino con detener el festival,” recuerda Polanski. “Pensé que era totalmente ridículo. No podía ver ninguna conección entre lo que sucedía en París con los estudiantes y el festival. Había mucha gente que pensaba como yo, pero había otros que eran vehementes en la decisión de cerrar el festival. Louis Malle, que también estaba en el jurado. Entre ellos estaba Truffaut, pero Truffaut no gritaba tanto como Godard, que era el agitador principal.”

Godard anunció que quería que se dieran las películas y el festival terminara, pero sin premios. Truffaut llamó a un cierre total. “Todo lo que tiene algo de dignidad en Francia se está deteniendo en Francia,” dijo Truffaut en esa oportunidad. “No sé como debemos hacerlo, pero sé que en esta tarde o noche al menos por radio, ya que no hay diarios, debe ser anunciado que el Festival de Cannes se detuvo, o por lo menos fue sustancialmente reformado.”

También presente en la conferencia estaba Dominique Delouche, uno de los tres directores franceses en competencia ese año. Delouche estaba muy contento cuando su film “Vingt-quatre heures de la vie d’une femme”, una adpatación de la novela de Stefan Zweig protagonizada por Danielle Darrieux, fue seleccionado. “Pensé que la selección de mi película había sorprendido a ciertos realizadores como Truffaut, con el que tenía una relación amigable pero del que no se había seleccionado nada para la competencia ese año,” cuenta Delouche. “Había algunos directores estrella que no habían sido seleccionados. Por lo tanto fui a Cannes con mucho orgullo. Pero estaba al tanto de que no era bienvenido para nada. Era un extraño y no pertenecía a ningún grupo como ‘Cahiers du Cinéma’ o la Nouvelle vague.”

Sin embargo, Delouche fue uno de los primeros en retirar su film de la competencia. Otros directores como los checoeslovacos Milos Forman (”Horí, má panenko”) y Jan Nemec (”O slavnosti a hostech”), los franceses Michel Cournot (”Les Gauloises bleues”) y Alain Resnais (”Je t’aime, je t’aime”), el italiano Salvatore Samperi (”Grazie, zia”) y la sueca Mai Zetterling (”Doktor Glas”) le siguieron enseguida.

“Todos estaban sacando filmes del festival, emulando y solidarizándose con los cineastas franceses, yo retiré el mío también.” Explica Milos Forman. “Era básicamente alguna clase de levantamiento marxista. Lo absurdo era que gente como Nemec y yo estábamos esperanzados con que la bandera roja cayera en nuestro país. Era una situación totalmente absurda, pero creo que aceptábamos las contradicciones.”

Luego el jurado comenzó a renunciar, comenzando por Malle y siguiendo por Polanski, la actriz italiana Mónica Vitti y el director inglés Terence Young. “Fuí forzado a renunciar,” dice Polanski. “No era para nada mi idea que renunciáramos. Venía de una Polonia comunista, y sabía que hay momentos de júbilo como este donde sientes que estás haciendo algo grande, cuando en realidad es sólo una ilusión.”

Después de un parate para almorzar, la conferencia se mudó a la mucho más amplia y confortable La Grande Salle, dónde el filme “Peppermint frappé” del director español Carlos Saura estaba programado para esa tarde. Saura, la actriz dela película Geraldine Chaplin, Truffaut y Godard juntos trataron de impedir la proyección colgándose de la pantalla, mientras era retirada. “Todo fue muy gracioso,” dice Polanski. “La pantalla era enorme y tenía un motor poderoso, porque estaban colgados de ella como uvas.”

La proyección fue eventualmente cancelada y comenzó una discusión entre los que querían que el festival terminara y los que no. “Todo empezó amablemente, pero luego hubo pelea y gente gritándose una a la otra,” dice Polanski. “Fue grotesco. Y el resto de la gente miraba con alegría porque era muy gracioso para ver. Recuerdo a Jean-Pierre Rassam (productor francés) siendo golpeado en su enorme nariz justo en el medio del escenario.”

Al día siguiente, el 19, cinco días antes de su final programado, la cabeza de Cannes, Robert Favre le Bret canceló el festival. “Fue una decisión de Favre le Bret,” dice el actual presidente de Cannes Gilles Jacob, que asistió a esa edición como crítico cinematográfico. “Había mucho antagonismo y demasiada tensión dentro de La Grande Salle.”

Durante los próximos años la contracultura invadió Cannes y los premios fueron dados a películas como “Easy rider”, “If”, “M.A.S.H.” y “Z”.

Jacob cree que los eventos del ‘68 tuvieron un considerable impacto en el futuro del festival. “El cine cambió, el cine de autor se volvió una realidad,” dice. “Cuatro años después, fue tomada la decisión de que sería el festival -y no el país productor- el que eligiera los filmes de la selección. Además de eso, la creación de la La Quinzaine des Realisateurs (Quincena de Realizadores) en 1969 por la SRF (Société des Réalisateurs de Films) forzó al festival a hacer elecciones menos clásicas y poner el acento en la cinefilia. De alguna forma se podría decir que yo soy un niño de mayo del ‘68, porque fui nombrado como director del festival a cuenta de mi cinefilia.”

Una mirada a Cannes 1968

Número de días del Festival: 10
Films en competencia: 28
Films que quedaron sin exhibir: 17
Films exhibidos: 11
Premios entregados: 0
Trabajadores franceses en huelga al comienzo de la segunda semana del festival: 3.000.000
Films que se programaron por las negociaciones USA-Vietnam del Norte: “Tell me lies” de Peter Brook y “A face of war” de Eugene S. Jones
Delegado General del Festival: Robert Favre le Bret
Maestra de Ceremonia: Grace Kelly, ya convertida en princesa de Mónaco
Presidente del Jurado: André Chamson, escritor francés
Miembros del Jurado: Mónica Vitti, actriz; Claude Aveline, escritor; Paul Cadeac D’Arbaud, productor; Jean Lescure, presidente de la Federación Francesa de Teatros de Arte; Louis Malle, director; Jan Nordlander, estudiante de Suecia; Roman Polanski, director; Vsevolod Rozhdestvensky, poeta; Terence Young, director.
Film de Apertura: “Gone with the wind”, versión restaurada
Invitados Notables: George Harrison y Ringo Starr
Ausente Notable: Olivia de Havilland, la única sobreviviente hasta el día de hoy del elenco de “Gone with the wind”, que se negó a viajar cuando supo que no se le aseguraba que se le cubrirían sus gastos.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: